Ante el crecimiento de pagos electrónicos, se tendría que bancarizar a más del 50% de la población mexicana

Durantes estos últimos años ha habido un boom en los servicios y transacciones electrónicas. Tan sólo el año pasado las ganancias que dejó el comercio electrónico van más allá de los 250 mil millones de pesos, según datos de la Asociación Mexicana de Internet.

En 2016, siete de cada 10 internautas resultaron ser compradores digitales, siendo las categorías de ropa, descargas y compra de boletos las de mayor demanda dentro del comercio electrónico. A pesar de esta tendencia, aún se realizan diversos esfuerzos para que el comercio electrónico se vuelva una práctica cotidiana.

Aunado a esto, actualmente se busca que las transacciones electrónicas formen parte de más actividades que realizamos diariamente, hasta algunas sumamente habituales en donde probablemente no podríamos imaginar la participación de la tecnología financiera, como lo es el transporte.

Aplicaciones de movilidad como Easy, han sido pioneras en la implementación del pago con tarjeta de débito y crédito, además, cabe señalar que en el caso de Easy, también existe la posibilidad de pagar en efectivo. Este sector, el pago de servicios de transporte, se encuentra justamente en la cuarta posición relacionada a las compras a través de un smartphone.

Por su parte, Easy, que creció 300% en su demanda de viajes, desea que el indicador de viajes pagados a través de tarjetas de crédito y débito aumente antes de terminar este cuarto trimestre del año. Además, la empresa tiene como meta bancarizar al 60% de sus conductores, para que a su vez éstos obtengan los beneficios de contar con diversos tipos de servicios financieros, como seguros, cuentas de ahorro, etc.

Ramón Escobar, Country Manager de Easy en México, comenta que además de la practicidad y comodidad, hay otros factores a considerar para formar parte del sector bancarizado en México.

“Una de las claras ventajas de la bancarización es la conveniencia. Como consumidores, el contar con un medio electrónico de pago como una tarjeta nos garantiza mayor seguridad al no portar efectivo, un mejor control de los gastos y acceso a productos financieros como programas de recompensa y de financiamiento”, comentó Escobar.

Además del transporte privado, se busca introducir los pagos con tarjeta de crédito y débito al transporte público, con la finalidad de incrementar la eficiencia de estos servicios y evitar largas filas para comprar un boleto o recargar una tarjeta. Esto comienza a ser una realidad, debido al convenio que ha firmado el Gobierno de la Ciudad de México con una empresa multinacional de servicios financieros.

El futuro del transporte aún es incierto, pero es seguro que la tecnología, el Internet y la evolución de los smartphones hará cambiar la manera en la que iremos de un destino a otro. Sin embargo, aún existen personas que no desean bancarizarse por temas sobre pago de impuestos o por la poca confianza en las instituciones financieras, de hecho el 56% de la población mexicana no tiene una cuenta bancaria, es decir, que más de 30 millones de mexicanos todavía guardan su dinero en casa, según datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, realizada por el INEGI en conjunto con la CNBV.

Ante esta situación, Escobar comenta que “el transporte ya es una necesidad diaria, por eso en EASY creemos firmemente que la bancarización y la intermodalidad son el futuro del transporte. En Easy, además de ser una opción rápida y efectiva, queremos ser la alternativa más conveniente al permitir al usuario pagar en efectivo, tarjeta o inclusive en un futuro mediante más formas. Para lograrlo, el primer paso es bancarizar a las personas y así obtener en un futuro un método de pago único, que pueda utilizarse en el metro, metrobús o app de transporte, para la cual estoy seguro, ya habemos muchos interesados en sumarse”, finalizó el  Country Manager de Easy en México.

No habrá que esperar mucho tiempo para comenzar a ver los resultados de realizar transacciones electrónicas para utilizar el transporte de las ciudades en todo el país, situación que eficientará la forma en la que nos transportamos diariamente.